Los desafíos en esta materia van de la mano de capacitar al personal idóneo para el rescate de personas en un ascensor, teniendo en cuenta que hay marcas y tecnologías diferentes. La Cámara Chilena de la Construcción elaboró  un manual de ascensores en el cual se plantean recomendaciones de seguridad.  

 

Actualmente, no existe un protocolo a nivel nacional sobre cómo reaccionar frente a las emergencias en ascensores residenciales. No obstante, hay formalidades relacionadas con el rescate y capacitación que son entregadas por las empresas instaladoras a algún integrante del personal de conserjería.

Igual que en el caso anterior, respecto de elevadores industriales y montacargas solamente hay protocolos entregados por las compañías instaladoras y capacitación a algún representante de la empresa donde se encuentran instalados.

No obstante, considerando que estos elevadores son usados principalmente en la minería e industria, estos tienen estándares de seguridad internacionales y han desarrollado sus propios protocolos.

Recomendaciones

La Cámara Chilena de la Construcción (CChC) elaboró un manual de ascensores, que se actualiza permanentemente, y en el que se plantean recomendaciones de seguridad ante situaciones de emergencia como sismos o incendios.

Manuel Brunet, coordinador técnico de la Gerencia de Estudios de la Cámara Chilena de la Construcción al momento de crear este manual, dice que la primera recomendación es que los ascensores tengan iluminación de emergencia y un medio de comunicación con conserjería que permita mantener en calma a las personas atrapadas.

Por otra parte, es clave la capacitación que se realice al personal de la administración del edificio, de manera que puedan intervenir en forma segura el ascensor para lograr el rescate de las personas que están en su interior. En caso de no existir alguien capacitado para operar el ascensor se debe esperar la llegada del mantenedor o instalador del equipo para el rescate de las personas, explica el profesional de la CChC.

Especialmente en el caso de sismos, no se deben utilizar los ascensores. En todo caso, la mayoría de las veces están conectados a grupos generadores y en ese caso, en pocos segundos, el equipo puede ponerse en movimiento.

El consejo es que posterior a un sismo es importante que la administración desconecte la energía, hasta que se revise que no existe descarrilamiento de la cabina o contrapeso, ya que, de funcionar el ascensor, estos chocaran produciendo peligro de accidente a los ocupantes y daños al equipo.

Para los ascensores nuevos, en la norma NCh3362 del año 2014 -en la cual participan activamente como CChC- se establecen requisitos que deben cumplir y que mejoran su seguridad ante un sismo, como por ejemplo, soluciones que minimicen el riesgo de descarrilamiento de la cabina o contrapeso, estructuras que aseguren los elementos que forman el contrapeso minimizando la probabilidad de caída de uno de ellos, entre otros.

Los usuarios

Pero también es importante que los pasajeros operen el ascensor de manera adecuada y evitar así emergencias por falla humana. En el manual de ascensores que elaboró la CChC se entregaron también algunas recomendaciones al respecto.

Entre ellas destacan que los pasajeros no salten en el interior o hagan movimientos bruscos horizontales en la cabina; no forzar la apertura o cierre de las puertas; no sobrecargarlo en el caso de mudanzas y distribuir uniformemente la carga. Personas no autorizadas no pueden ingresar a la sala de máquina o cualquier otro punto de la caja de ascensores.

Hoy, la ley 20.296 obliga a realizar mantenciones periódicas por personal perteneciente al Registro de Instaladores, Mantenedores y Certificadores de ascensores, y certificar estas tareas. "Cabe destacar que si bien la ley está promulgada, su reglamento se encuentra en desarrollo y acaba de ser publicado en Marzo de 2016.

En tanto, los pasajeros atrapados por cortes de energía eléctrica, cada vez son menos, ya que la mayoría de los edificios altos poseen equipos electrógenos que permiten la operación normal de estos equipos.

Agrega el profesional de la CChC que en relación con los terremotos, producto de las lecciones dejadas por los últimos eventos en el país, en especial el 27F, el Minvu tomó la decisión de mejorar  la normativa de ascensores en estos aspectos. Así se publicó el año 2014 la norma NCh3362 "Requisitos mínimos para ascensores electromecánicos frente a sismos".

"La CChC ha participado activamente con opinión e información en la discusión de la ley y en todo el desarrollo normativo post terremoto, con la finalidad de mejorar la seguridad en los ascensores".

Concluye que los desafíos van de la mano de la capacitación. "Es fundamental capacitar al máximo personal posible para el rescate, y tener presente que todas las marcas son diferentes y las tecnologías van cambiando, por lo tanto, la persona puede intervenir solo el equipo para el cual fue capacitado".

Capacitación

En Chile existen más de 35.000 ascensores. En caso de terremotos es muy difícil contar con personal de las empresas mantenedoras para el rescate de personas, por ello, es muy importante la capacitación adecuada para este tipo de efectos.

Volver